Descubriendo bailes culturales

¿Qué llevó a Aliénor Salmon a descubrir bailes culturales?

Cuenta ella que detrás de cada baile hay una historia. En agosto de 2016, esta mujer, mitad francesa y mitad inglesa, dejó su trabajo en la UNESCO, en Bangkok, para perseguir su sueño de aprender a bailar. Aliénor no es una bailarina profesional y ni siquiera sabía bailar por entonces. Ella se describe a sí misma como una investigadora social que cree que la danza conlleva felicidad, conexión humana y el entendimiento de otras culturas, como explica en su página web, Bailando Journey.

 

Descubriendo bailes culturales

  • ¿Cómo empezó todo, Aliénor?

El último proyecto en el que trabajaba en la UNESCO se llamaba Happy Schools o “Escuelas Felices”. El objetivo del mismo era identificar el sentido de la felicidad de las escuelas y, como investigadora, leí mucho sobre las teorías de la felicidad desde la antigua Grecia hasta la actual psicología positiva.

Un día le pregunté a una compañera japonesa: si pudieras hacer algo sin limitaciones de tiempo ni dinero, ¿qué harías? Me dijo que le encantaría nadar con ballenas. Cuando me hizo la misma pregunta pensé que yo no tenía ningún proyecto de felicidad para mí. Entonces me di cuenta de que lo que yo quería era bailar y descubrir culturas a través de la danza.

Preparar este proyecto me llevó 9 meses. Elegí una ruta para aprender baile cruzando desde Nueva York hasta Buenos Aires. Seleccioné los países según los bailes que quería aprender. La idea inicial era recorrer 8 países en 8 meses y aprender 8 bailes, pero recorrí 8 países, en 10 meses, y aprendí 18 bailes, ¡diez más de lo que había pensado!

bailes culturales

  • ¿Y qué te llevó a América?

Cuando tenía 14 años estudié español en España y me sentí muy agusto con la cultura latina. Me parece una cultura muy alegre, pienso que os sabéis divertir de forma natural, algo que mi cultura no tiene, por eso elegí América latina. Quería bailar porque es lo que me hace feliz, pero como investigadora, mi propósito era analizar también por qué el baile está tan presente en esta sociedad.

A lo largo de estos meses, he conocido gente de todas las edades, etnia y orientación sexual en esta aventura para descubrir culturas a través de la danza. En México, por ejemplo, bailé durante la presentación de una celebración indígena y era la única extranjera en el escenario. Incluso tuve que cantar en su lengua, el zapoteco. La mística, el vestuario… todo era nuevo para mí.

bailes culturales

  • ¿Qué has aprendido en este viaje?

Demasiado (se ríe). Lo que yo quería era descubrir la historia de cada país a través de bailes culturales y aquellas cosas que como turistas no se puede encontrar en un parque natural o en un museo.

Cada baile tiene su origen, muchos de ellos son resultado de la inmigración, incluido los bailes de Cuba, Colombia o Brasil, que reciben mucha influencia de los esclavos. Quizás el ejemplo más representativo es la cumbia que es popular en toda América latina y cada país tiene su estilo. En Colombia es muy tradicional y una teoría dice que el paso más básico representa un pie con un grillete, ya que avanza mientras otro lo sigue, con pasos muy pequeños y los pies muy juntos.

Existen muchas teorías detrás de los bailes culturales de cada lugar y con este proyecto he sentido que estoy bailando historia con los pies. Es curioso cómo se han creado bailes tan felices, como la cumbia o la samba, con un origen tan triste.

  • ¿Qué vas a hacer con todo el material?

Estoy trabajando en un libro, una memoria de viajes desde Nueva York hasta Buenos Aires utilizando la danza como foco de lo que aprendí en el viaje y las personas que conocí bailando e investigando sobre la felicidad, las culturas y formas de vivir.

Durante el viaje conocí mucha gente importante sin darme cuenta. Entrevisté a varios personajes importantes en el mundo de la cultura, así que estoy escribiendo algunos artículos, con información y experiencias, en mi página web bailandojourney.com

En la web escribo también sobre otros temas controvertidos, como el reggaeton y el feminismo. Publicaré más adelante algunas guías de viajes para gente que comparte el mismo propósito de bailar, porque hay un mercado de turismo de danza, y la gente interesada pasa muchas horas en Internet para encontrar las clases que buscan.

Podéis seguir a Aliénor en Facebook, Instagram y YouTube.

 

Ana Salvá

Responsable de contenidos online de Halcón viajes. Periodista y reportera nómada.

Artículos relacionados