¿Cómo aterrizarías un avión si no hay pilotos?

¿Cómo aterrizarías un avión si no hay pilotos? ¿Te imaginas en una situación como la que has visto en tantas películas? Pues no es tan difícil si ves las instrucciones del vídeo adjunto.

Por supuesto, se trata de algo puramente humorístico, comparable al chiste aquel sobre cómo meter cuatro elefantes en un Seiscientos. Y la prueba está en las referencias a Aterriza como puedas con que comienza el corto.

Se trata de un trabajo publicado por la exitosa web de noticias Business Insider que, para ser exactos, lo colgó en Internet el pasado mes de marzo y desde entonces se ha popularizado lo suficiente como para unos y otros, pilotos incluidos, opinen sobre el tema.

El caso es que si alguna vez te hallas en pleno vuelo y preguntan por megafonía si hay alguien que sepa pilotar un avión, no decimos que te presentes pero al menos sabrás que es lo que ha de hacer el voluntario que sí lo haga… si es el caso.

El vídeo parte de la idea de que el avión llevaba puesto el piloto automático. Lo primero que deberá hacer el improvisado comandante deberá tomar los mandos -de la parte izquierda preferentemente-, apagando la navegación automática para pasar a manual.

A continuación, hay que comprobar la altitud -se muestra cuál es el indicador, puntualizando que la parte azul del dubujo correponde al cielo y la marrón a tierra- y saber cómo se manejan los mandos para girar, subir (tirando del timón) o bajar (empujándolo hacia delante). Mientras, conviene enviar la correspondiente señal de socorro usando la palabra clave MayDay.

Llegado el momento, hay que reducir velocidad a ciento treinta nudos por hora y desplegar el tren de aterrizaje -también se indica cómo hacerlo-. Asimismo, recuerda que hay que variar la posición de los flaps y los slats para mantener la sustentación.

En el último instante es necesario elevar el morro (el de la aeronave, no el tuyo) para que sean las ruedas traseras las primeras en tocar tierra. Entonces hay que empujar el timón hacia delante para que baje la proa. El avión se deslizará por la pista y sólo quedará frenar con el pedal adecuado. Así de fácil; vacaciones salvadas.

Artículos relacionados