El Camino de Santiago (I): ruta francesa Roncesvalles-Burgos

Hacer el Camino de Santiago siempre es un reto personal y también de esfuerzo físico y mental, pero si sabemos de antemano que los sitios que nos vamos a encontrar por el recorrido pueden deleitarnos la vista y el gusto, los kilómetros siempre se hacen más amables y cuestan menos recorrerlos. 

Lo primero que hay que hacer cuando decides que vas a hacer el Camino de Santiago es saber por dónde vas a ir. Hoy en día hay casi tantos recorridos como días del año, pero muchos de ellos desembocan en el más grande, el que funciona como una auténtica arteria vertebradora: el Camino Francés. Hoy os hablaremos de la ruta francesa Roncesvalles-Burgos.

El Camino de Santiago francés

1.- Roncesvalles

roncesvalles

El primer sitio que pisarás dentro de España cuando estés haciendo esta ruta. Aunque mucha gente comienza el Camino en Saint Jean Pied de Port, es en Roncesvalles donde, oficialmente, comienza el Camino Francés en España.

Lo cierto es que este bello paraje natural de la Comunidad Foral de Navarra destaca por ser lugar de paso y por la increíble Colegiata medieval de Orreaga, otrora hospital de peregrinos y tumba del rey Sancho VII “El Fuerte”.

2.- Pamplona

pamplona

La primera ciudad del Camino Francés. Llegar a Pamplona siempre es buen señal. Por un lado porque estás avanzando bien por el Camino, a buen ritmo, y, en segundo lugar, porque es una ciudad que te acogerá y te hospedará con el recogimiento de sus ciudadanos.

Y, si por algo es conocida Pamplona es por sus San Fermines. Por eso, aunque vayas fuera de fecha, no dejes de recorrer la mítica calle Estafeta, hacerte una foto en el Monumento al Encierro o visitar la plaza del Ayuntamiento, desde donde se da el famoso chupinazo.

3.- Estella

Camino de Santiago estella

A medio camino entre Pamplona y Logroño nos paramos en Estella, un municipio por donde hace 1000 años aún no pasaba el Camino de Santiago, básicamente porque el pueblo no existía como tal. En esta parada vas a poder visitar y cruzar el antiguo Puente de la Cárcel sobre el río Ega, y también, para descansar los pies, de la fuente de agua salada, que mantiene siempre la misma temperatura de 17º y su acceso es totalmente gratuito.

4.- Logroño

logrono

Saliendo de Navarra y entrando ya en La Rioja la primera parada será Logroño. Indispensable hacer una pausa en tu camino y reponer las calorías que estás quemando al caminar. Has de hacer una visita a la calle Laurel y degustar los increíbles pinchos que te ponen en los numerosos bares que la pueblan.

5.- San Millán de la Cogolla

Camino de Santiago san-millan-de-la-cogolla

Sí, ya lo sabemos: San Millán de la Cogolla no está dentro del Camino de Santiago francés, pero queda a apenas 20 kilómetros de otra de las paradas, Santo Domingo de la Calzada, y por 20 kilómetros (que te dejamos que los hagas en coche) merece la pena visitar el lugar donde nació el castellano.

Los monasterios de Suso y Yuso (conocido como El Escorial de La Rioja), separados por una estrecha carretera te llevarán a la antigüedad y, aunque ahora estén habitados por una congregación de sacerdotes polacos, entre sus paredes se comenzó a escribir castellano. Si puedes, haz una visita guiada y podrás ver los primeros incunables.

6.- Burgos

Camino de Santiago burgos

Llegamos hasta Burgos, ya en Castilla y León, lugar donde dejaremos nuestra ruta por hoy. En la ciudad burgalesa podrás descansar con todas las comodidades que te da una gran ciudad pero con la hospedería de saberse uno de los puntos importantes en el peregrinaje hacia Santiago.

En la ciudad destaca, sobre todo, y está sí que es una visita más que obligada, su Catedral, de origen gótico y que, al haber sido restaurada hace pocos años, luce como nunca lo había hecho, más limpia y reluciente que años atrás. Otros puntos fuertes de la ciudad son su Plaza Mayor, el Paseo del Espolón, la Plaza de la Libertad y la Cartuja de Miraflores.

Si vas con un poco de tiempo, lo recomendable es que visites también el Museo de la Evolución, donde te explican por qué somos lo que somos y cómo hemos llegado a serlo. ¡Ah! Y si te quieres ir de tapas y probar la exquisita morcilla de Burgos, la calle San Lorenzo es tu calle.

Artículos relacionados