El gazpacho: el rey del verano

En verano todos preferimos tomar alimentos ligeros y que nos refresquen. Uno de los platos por excelencia en los días de calor es el gazpacho. Preparado de mil maneras diferentes hacemos hoy un repaso de los diferentes tipos de gazpacho que podréis probar dependiendo de dónde os encontréis pasando vuestras vacaciones.
Gazpacho gourmet

Gazpacho. Flickr/ stu_spivack

El origen de este rico plato tan mediterráneo se cree que viene de la época del Al Andalus. A pesar de que no se utilizase el ingrediente básico del actual gazpacho: el tomate. Sí, hacían una sopa con migas de pan, ajo, aceite de oliva, vinagre, agua y sal, todos ellos, admitidos en la dieta musulmana. De hecho, se sabe que hasta el siglo XIX no se añadió el tomate en el gazpacho.

El ajo blanco es otra de las variedades gastronómicas del verano

Ajo Blanco. Foto: Flickr / jules stonesoup

A pesar de que el gazpacho más conocido en el mundo se el andaluz, lo cierto es que en la historia, primero se habló del castellano.  En el siglo XII ya fueron mencionados como un alimento de pastores, y eran calientes, elaborados con carnes de caza desmigajados y cocidos en el caldo, junto con pan.  En Don Quijote de la Mancha, Sancho Panza menciona “más quiero hartarme de gazpachos, que estar sujeto a la miseria de un médico impertinente, que me mata de hambre”.

Pero lo que realmente apetece en verano son los gazpachos fríos. A el “gazpacho de toda la vida” le han salido muchos primos hermanos.

Comenzando con el salmorejo cordobés que por tener, tiene hasta una Cofradía que surgió con el objetivo de promocionar la provincia y la ciudad de Córdoba, a través de su gastronomía.  De hecho el pasado 24 de abril celebraron el Día del Salmorejo Cordobés en el típico  Patio de San Basilio nº 50.

El ajoblanco es otra de las variedades que se degusta en el sur de nuestro país. Los municipios que se disputan el origen de la receta son e disputan Aceuchal y Palomas. Este plato de orígenes humilde secompone de pan, almendras molidas (en tiempos de escasez, como en la posguerra, se ha venido usando en ciertas zonas harina de habas secas), ajo, agua, aceite de oliva, sal y a veces vinagre. Se suele tomar acompañado de uvas o trocitos de melón.

Los chefs han renovado la receta y cada vez van introduciendo nuevos ingredientes para dar un giro al gazpacho y de esta manera lanzar sus propias creaciones:  Zanahoria, sandía, fresa, pimiento amarillo asado, e incluso algas, albahaca o tunos indios -una variedad canaria de higo chumbo. Como curiosidad, las algas utilizadas son las llamadas “lechugas del mar”, comestibles y de sabor suave.

El gazpacho de sandía es una de las variedades más refrescante

Gazpacho de Sandía lickr/ annso_

Se trata de utilizar uno de los platos más típicos de nuestra gastronomía y darle un giro gourmet  y que constituya otro de los alicientes turísticos de nuestro país.  Cada gazpacho irá a gusto del cocinero y se pueden hacer mezclas muy creativas.

Fuera de nuestro país, encontramos otro plato frío y delicioso: la Vichyssoise. Los ingredientes con los que se elabora son: puerro, patata, cebolla, leche y nata.

En Italia, un plato similar es la “caponata”; en Perú se toma el “caspacho morado” elaborado con chicha morada y en México  en la ciudad de Morelia en el que añaden frutas como jícama, mango, piña y por supuesto, no puede faltar el picante.

Daos el gustazo en vuestras vacaciones de pedir cualquiera de estos sabrosos y saludables platos. 

Artículos relacionados