Gastronomía otoñal: cuando el paladar disfruta de una estación

Setas, castañas y hortalizas son los productos más típicos junto con los de matanza

En septiembre, da comienzo el otoño. Con su llegada y la bajada de las temperaturas, el tiempo invita poco a poco a recogerse y el cuerpo pide comidas más caliente y elaboradas.  Es una estación óptima en cuanto a cantidad y calidad de productos, entre otros motivos porque se conservan algunos del verano y comienzan a llegar algunos del invierno.

setas

Cesta de setas. Foto: Flickr/ jlastras

Con tanta diversidad de productos y de tanta calidad el resultado en nuestras cocinas puedes ser maravilloso. Disfruta de esta estación también con el paladar. Y recuerda que si quieres probar los productos típicos de cada zona es fácil encontrarlos, pero siempre estarán mucho mejor si los degustas en su lugar de origen. Por ello te recomendamos un viaje a Navarra para disfrutar de su exquisita huerta (alcachofas y cogollos de Tudela o espárragos), una escapada a Segovia para deleitarte con un cochinillo o lechón y una fabada en cualquier lugar de comida casera de Asturias.

ternera setas

Ternera con setas. Foto:Flickr/ jlastras

Si hay algún protagonista en la cocina otoñal, esas son las setas. Estos regalos del suelo no son sólo un manjar en el plato, si no que para muchos, su recogida y su clasificación son de por sí un placer y un buen motivo para esperar la llegada del otoño y tienen hasta redes sociales. Con tantos aficionados a la micología (o sólo a comer setas, por qué engañarnos) no es de extrañar que surjan en esta temporada una gran cantidad de festivales, ferias y congresos dedicados a ella. Estos son algunos de los más destacados de nuestro país:

  • 29 octubre al 1 de noviemnre: Fin de semana micogastronómico en San Martín de la Virgen del Moncayo.
  • 1 al 3 de octubre: II Jornadas de Micología en Larrés (Huesca)
  • 8 al 13 de noviembre: XV semana micológica de Albacete
  • 20 y 21 de noviembre: Arbacón, Jornadas micológicas de la Sierra Norte de Guadalajara

Para terminar de hablar de setas, qué mejor que nombrar algunas de las delicias  que se pueden preparar con ellas: la tradicional ternera con setas, setas con almejas, revueltos de setas con jamón,patatas con níscalos, champiñones rellenos, solomillo con boletus … Todos ellos son buenos motivos para que nos guste el otoño.

embutidos

Embutidos caseros. Foto: Flickr/ flydime

Si en el campo son los hongos y setas las que anuncian la llegada de la nueva estación, en la ciudad son las castañas. Las calles comienzan a oler a estos frutos asados que nos recuerdan la llegada de los primeros fríos. Muchas localidades celebran sus fiestas en torno a este manjar. La fiesta de la Castaña se celebra en varios municipios de Málaga como Pukerra, Ganlguacil o Alcaucín y tiene lugar tras su recogida. El Magosto, una popular celebración gallega propia de Pontevedra y Ourense, también se festeja en León, Cáceres y Zamora. Se celebran, según el sitio, entre finales de octubre y principios de noviembre (hasta el día 11).

Muy cercana a esta fecha, día de San Martín, se realiza la matanza del cerdo, de ahí el dicho “A cada cerdo le llega su San Martín”. Aunque cada vez son menos los que la hacen al modo tradicional, esta costumbre nos brinda los mejores embutidos caseros de la península: Chorizos, salchichones, lomo y otros manjares ibéricos. También da comienzo en octubre la época de caza mayor y menor: ciervo, jabalí, venado o  perdiz llegan de los campos al plato de los paladares más exquisitos.

calabazas

Calabazas de otoño. Foto: Flickr/ pamramsey

No podemos olvidarnos de algunas hortalizas y frutas de la temporada. La calabaza es uno de los principales y con ellas se elaboran deliciosas recetas como el pastel de calabaza o la crema de calabaza. Pero además tiene gran protagonismo en la decoración otoñal y sobre todo en la celebración de Halloween el 31 de octubre. La alcachofa es originaria del norte de África, pero se cultiva en gran parte del Mediterráneo y el otoño es su estación idónea. En algunas zonas de España están consideradas auténticos productos gourmet, como en Navarra, sus apreciadas alcachofas de Tudela. El otoño también es buena época para los frutos de raíz como zanahorias o nabos,  llega la temporada de otras hortalizas y verduras como el calabacín, las espinacas o la lombarda. En cuanto a las frutas llegan las primeras mandarinas, que tanto gustan, el membrillo –quizá la fruta más típica del otoño-, las uvas, estupendos cítricos o chirimoyas.

¡Esperamos haberte dado una buena idea para tus próximas vacaciones!

C. González 

Artículos relacionados