La Bodeguita del Medio, el mejor mojito de La Habana

Tomarse un mojito es una cita imprescindible en un viaje a Cuba. Y La Bodeguita del Medio es uno de los mejores lugares para hacerlo. Este local abrió sus puertas hace más de 75 años y tiene fama de preparar el mejor mojito de La Habana. Sus mojitos llegaron a conquistar al propio escritor Ernest hemingway cuando se encontraba en la capital cubana.

Bodeguita del Medio

El mejor mojito de La Habana

Dice la leyenda que en su origen el local no funcionaba muy bien, pero Hemingway pasó a tomarse un mojito. Desde entonces el lugar cobró mucha fama. Al escritor le gustó tanto la bebida, que dejó una nota en agradecimiento. Tras él han frecuentado este bar muchos personajes conocidos como Gabriela Mistral, Joaquín Sabina, Agustín Lara, Pablo Neruda, Nicolás Guillén y Carlos Mastronardi, entre otros. De eso dan fe las fotografías y firmas que lucen en las paredes del establecimiento.

Bodeguita del Medio

La Bodeguita del Medio aparece en todas las guías como un “must” en la ciudad. El local se encuentra además muy bien situado en la calle Empedrado. Está a pocos metros de la Catedral de La Habana.

El bar es muy pequeño. Nada más entrar, encontraremos una barra donde se sirven mojitos a todas horas que los visitantes consumen de pie. En La Bodeguita del medio además no solo se puede degustar bebidas, también cuenta con algunas opciones de cocina cubana. El restaurante se encuentra en la parte trasera del local.

Bodeguita del Medio

La cocina cubana que preparan aquí está deliciosa. No dejéis de probarla porque está para chuparnos los dedos. En el menú encontraremos muchos platos típicos. Entre ellos, el arroz blanco, los frijoles negros, la pierna de cerdo, la yuca con mojo, masas de puerco, pierna de puerco asada en su jugo, chicharrones y tostones.

Si visitas La Bodeguita del Medio no olvides dejar tu propio sello en sus paredes. Eso sí, siempre que se encuentre un pequeño espacio en blanco donde escribir. Pero sin dudas, en el local la dedicatoria de Hemingway conserva un lugar especial. El escritor escribió: “My mojito in La Bodeguita, My daiquiri in El Floridita”, es decir, “Mi mojito en la Bodeguita… y mi daiquirí en el Floridita”. Y allí, a lo alto, y como un tesoro, sus palabras se lucen en este sitio de La Habana.

Artículos relacionados