Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio

Un clásico en manos de dos maestros del cine

Una de las series más influyentes en Europa y que ahora estrena película de la mano de Steven Spielberg surgió de la mente del periodista belga: George Remi, más conocido por su seudónimo: Hergé. El 10 de enero de 1930 el personaje del intrépido reportero cobraba vida para entretenernos a grandes y pequeños.

Escena. John Ross. Columbia Tristar

Todo surgió cuando el director del diario belga Le Vingtième Siècle, Norbert Wallez, quiso crear un suplemento semanal dirigido al público infantil y juvenil.  Dicha tarea se la encargó a Georges Remi, y tras un intento fallido de crear una historia con dos hermanos, decidió que el reportero aventurero tenía mucho filón.

Tintín y su inseparable amigo Milú comenzaron su viaje a la Unión Soviética. Desde sus inicios tuvo un éxito sin precedentes. Se calcula que se han vendido más de 200 millones de álbumes, en  más de 60 idiomas.  Las aventuras del personaje de Hergé, llamadas en su versión original: “Les Aventures de Tintin et Milou” son  objeto de culto para los coleccionistas de todo el mundo.

Ahora, con la nueva película realizada por dos maestros del cine:, Steven Spielberg y Peter Jackson vuelven a revivir a los personajes de la serie.  En Las aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio el reportero más famoso de toda Bélgica se encuentra una maqueta de un barco, el famoso Unicornio, que contiene un secreto explosivo. Y por ello, el malo malísimo Ivan Ivanovitch Sakharine (Daniel Craig),  lo persigue incansablemente. Menos mal que Tintín cuenta con la ayuda de su fiel perro Milú y su amigo el capitán Haddock (Andy Serkis), sin olvidar a los torpes Hernández y Fernández (Simon Pegg y Nick Frost, en el filme). Tintín viajará por medio mundo esquivando a sus enemigos tras el secreto del famoso navío.

Durante toda la historia de la serie de comics, Tíntin recorre el mundo entero llegando incluso a salir fuera de él cuando visita la Luna. Innumerables destinos: toda Europa, América del Norte y Sur, África, Asia… en ocasiones Titín viaja a lugares reales Alemania, Suiza, Reino Unido…o algunos inventados por Hergé: Syldavia, su enemiga Borduria, o el emirato del Khemed.

 Lo más curioso de todo esto es que Hergé nunca salió de su Bruselas natal: lo aprendía todo por el National Geographic.

 El proceso de creación:

Realizar un álbum de Tintín no era una tarea sencilla, el proceso era complejo.

Hergé lo describe de esta manera: tras escribir una sinopsis de dos o tres páginas, procedía a planificar las planchas, esbozando croquis y procurando siempre mantener un elemento de suspense al final de cada una de ellas. Después, en láminas de gran formato, hacía borradores de las páginas, que finalmente calcaba para conseguir la versión definitiva. A continuación se insertaban en la página los diálogos y los decorados;  finalmente, se pasaba a tinta y era enviada a la imprenta. A partir de la prueba de imprenta se procedía a colorear la plancha.

Lo que es inconfundible es el estilo de Hergé llamado “la línea clara”. Procede de la “Escuela de Bruselas”  a la que pertenecieron otros grandes autores de la historieta belga, como Jijé o Franquin.

La “línea clara” se identifica por descartar los efectos de luz y sombras, las texturas y las gradaciones de color, todo para conseguir un color más plano, sin matives. Las viñetas, normalmente rectangulares, tienen una distribución unificada en la página, y los movimientos de los personajes van siempre de izquierda a derecha.

Esto otorga un efecto entre lo real y lo caricaturesco y hay que fijarse en que los escenarios están llenos de detalles.

Museo-Hergé

Si queréis sentiros parte de las aventuras de Tintín os aconsejamos visitar Bruselas, ciudad natal de Hergés. Allí encontraréis una estatua en bronce de Tintín y Milú, obra del escultor Nat Neujean, lo veréis en el centro cultural de Uccle.

En las paredes de la estación Stockel del Metro de Bruselas podréis observar una pintura al fresco en la que aparecen numerosos personajes de la serie; y sobre el inmueble de la editorial Du Lombard se encuentra un panel de gran tamaño representando las cabezas de Tintín y Milú.

En 2009 se inauguró un Museo dedicado al autor, en la ciudad de Louvain- la Neuve.

Ahora tienes la oportunidad de visitar Flandes y revivir una de las aventuras de Tintín.

Y si has sucumbido al mundo de Tintín, disfruta en Madrid de una exposición que tiene lugar en la Galería José R. Ortega: “Tintín, 25 miradas”, realizada bajo la visión de artistas españoles. ¡Tintinízate!

 

Artículos relacionados