Las Colinas de Chocolate en Filipinas

Las curiosas formaciones de la isla de Bohol

Un paisaje asombroso, capricho y armonía en mitad de la naturaleza. Casi perfección. Filipinas tiene unos 50 km cuadrados de terreno espectacular: montículos casi idénticos cubiertos de verde hierba que al llegar la estación seca se vuelven marrones. De ahí su llamativo nombre: las Colinas de Chocolate.

Filipinas Halconviajes.com

Colinas de Chocolate, Bohol. Filipinas. Foto: Flickr/ Paw Con

Se encuentran en la isla –también provincia- de Bohol y son su principal atractivo turístico. En total 1268 colinas que además de ser prácticamente simétricas tienen el mismo tamaño y unos 120 metros de altura. Misterios de la naturaleza. Su origen geológico no está determinado con certeza, pero la hipótesis más probable, según los científicos, es que se tratase de depósitos de piedra caliza subacuáticos que emergieron con las placas tectónicas, y que más tarde tomaron esa forma al ser erosionados por el agua y por el viento.

Como toda formación curiosa, no ha escapado de las leyendas. Según la más popular, estos conos son las lágrimas petrificadas del gigante Arogo, que llora por la muerte de su amada. Otra leyenda cuenta que los estos montículos son consecuencia de la pelea entre dos gigantes que se tiraron piedras durante días. Después se hicieron amigos y se marcharon de la isla.

El momento en que mejor hacen honor a su nombre las Chocolate Hills es en el mes de mayo, con la estación seca, momento en que la hierba se torna marrón y el paisaje recuerda a una casa de bombones.

Se puede llegar fácilmente, puesto que está muy orientado al turismo y las visitas. Lo mejor es llegar hasta la ciudad de Carmen y desde allí sólo has de caminar unos 10 minutos para contemplar este impresionante paisaje filipino. Después de ver esto tienes mucho más en qué pensar: además de Bohol, Filipinas tiene un archipiélago de más de 7.000 islas en el Pacífico.

Artículos relacionados