Las siete rutas mágicas de Canarias


Las Rutas Mágicas son una manera diferente de pensar en las vacaciones en Canarias. Una forma distinta de recorrer el destino, haciéndolo en un ambiente de magia, hadas y adivinación.

Es así que desde Turismo de Canarias ofrecen “decenas de rincones secretos y de rutas desconocidas” para el disfrute de cada una de las personas que eligen este destino para pasar sus vacaciones.

De esta manera, Canarias Mágica es una opción diferente que se divide en siete rutas, una en cada isla, con distintas cosas para explorar, conocer y vivir.

Las Siete Rutas Mágicas

Tenerife, y más precisamente las entrañas del volcán Teide, se destaca como la morada de Guayota, el rey del mal. Por ello, un recorrido por el Parque Nacional hará descubrir a los visitantes los dominios de esta entidad mitológica.

Gran Canaria, en tanto, tiene su propia ruta debido a la magia blanca de Telde. Es que este sitio es conocido como “la ciudad de las brujas” y se encuentra lleno de leyendas e historias relacionadas con la santería y el espiritismo.

Por su parte, en Fuerteventura es la montaña Tindaya una de las protagonistas de todo, debido a que los aborígenes del lugar la consideraban un lugar mágico. En tanto, Antigua es el sitio en el que apareció por primera vez “la luz de Mafasca”, esas luces que se mueven acompañando los paseos nocturnos

En La Gomera los sitios elegidos fueron Laguna Grande y Epina. Laguna Grande, dentro del Parque Nacional de Garajonay, donde puede encontrarse un círculo de piedras y un monolito que se usaban para realizar rituales. Mientras que los Chorros de Epina es un destino que, de acuerdo a la tradición popular, posee poderes curativos y casi mágicos.

La Palma, por su parte, cuenta con la Caldera de Taburiente, lugar en el que se encuentra Roque de Idafe, una divinidad pétrea que los auaritas consideraban el eje del mundo y a la que le realizaban ofrendas y rituales.

El Hierro es parte de las rutas mágicas de Canarias gracias a sus orientaciones astronómicas, debido a que allí se pueden establecer los solsticios.

Y, por último, Lanzarote y dos elementos: el Fuego y el Agua. Es que según quienes dieron forma a las rutas, la fuerza telúrica del Parque Nacional de Timanfaya se combina aquí con la magia de los Jameos del Agua y la Cueva de los Verdes.

Porque no caben dudas de que Canarias es un destino que tiene mucho para ofrecer en materia de vacaciones. Pues ahora, y a través de esta propuesta, el destino suma una nueva forma de conocerlo a través de recorridos que tienen que ver con la magia, el misterio, las leyendas y los mitos. Una manera diferente de disfrutar cada una de las islas.

Artículos relacionados