Mianshan, la montaña sagrada

Uno de los paisajes más espectaculares de China

La extensión y diversidad de China permite ver lugares de lo más inhóspitos y bellos. Uno de los más sorprendentes, es el de la montaña de Mianshan. Un lugar que alberga impresionantes tesoros naturales y es igualmente sagrado para las tradiciones religiosas chinas. El Festival de Qingming es uno de los más destacados y tiene su origen en esta ancestral montaña. Su agreste naturaleza caracterizada por barrancos de vértigo se hace mucho más accesible gracias a su acondicionamiento y cierta cantidad de establecimientos preparados para el turismo, sin llegar a alterar demasiado su aspecto, al que es imposible restarle protagonismo.

China Halconviajes.com

Vistas en la montaña de Mianshan. Foto: China.org

Este fascinante lugar se encuentra cerca de Jiexiu, una ciudad de la provincia china de Shanxi, hacia el centro norte del país. Hay hasta 12 puntos turísticos de los que disfrutar, entre los que no conviene perderse el Tempo Cabeza del Dragón, único para divisar uno de los atardeceres o amaneceres más espectaculares del mundo, con las nubes flotando justo debajo de nuestra perspectiva.

El Puente del Cielo no se llama así por casualidad. A más de 300 metros de altura en mitad de un valle, bordea la vertical pared de un acantilado y aunque no es apto para quienes sufren vértigo, merece la pena superar cualquier miedo. El Palacio Daluo por su parte está construido de forma escalonada al pie de otro acantilado de esta montaña. Fue construido en el VII d.C por la dinastía Tang, y es el mayor templo taoísta del gigante asiático. Es también un lugar de peregrinación importante para los chinos.

El valle de Shuitao es otro de los paisajes que no podrás olvidar si decides visitarlo en un viaje a China. Sus cascadas en mitad del bosque y que finalizan en lagos tienen un elemento prácticamente mágico para la vista, y casi se podría decir que hipnótico.

Artículos relacionados